Artesanía de la imagen digital

Catálogo de cine

Captura cinema imatge subaquàtica

Mi abuelo fue lo bastante afortunado como para vivir hasta los cien años y con una salud envidiable. Era una persona muy aficionada a la fotografía y al cine doméstico; y nunca abandonó esta afición hasta que murió mi abuela. No se hundió, pero sí seguramente la tristeza tuvo algo que ver con el hecho de no tocar más una cámara.

En Navidad, cuando la familia se reunía, el abuelo proyectaba algunas de sus películas. Sin embargo la mayoría eran de Charlot o de El gordo y el flaco, y no las que había grabado él. En los últimos años de su vida, todo ese material fílmico fue hundiéndose en el olvido. Pero, después de un periplo que sería largo contar aquí, ese material llegó hasta mis manos. Dentro de 13 cajas de cartón, como las de las perfumerías, había aproximadamente 300 bobinas de duraciones varias, en formato Super8, 8mm y 9,5mm, además de otras rarezas e incluso material en vídeo de los años 90.

Gracias a la fianciación familiar, puede dedicar íntegramente las semanas de trabajo que hacían falta para catalogar y digitalizar todo este material. El resultado final del proceso es un sistema informatizado de archivo, basado en palabras clave, con el cual es bastante sencillo localizar tanto física como digitalmente cualquiera de aquellas películas.

Puedes hacerte una idea de en qué consistió mi trabajo, y ver más imágenes que tomó mi abuelo, echando un vistazo a los enlaces siguientes: